Entradas

Capacidades y otros tesoros

motivacion-620x267

 

 
Capacidades y otros tesoros

¿Cuáles son los elementos que influyen positivamente en nuestro rendimiento intelectual? ¿Cómo podemos potenciarlos? Respecto a los potenciadores del rendimiento intelectual hay mucha literatura. La mayor parte de ella se fundamenta en cultivar hábitos saludables, es decir: dormir suficientemente, alimentarse de forma equilibrada, realizar ejercicio físico de manera regular… desde Tribuna de Letras nos sumamos a todas estas premisas, por supuesto; pero además, defendemos la opinión de que con la actitud apropiada, cualquier desafío que nos propongamos puede realizarse.

Partiendo de esta idea, la “mayor dificultad” sería encontrar ese estado de ánimo adecuado. ¿Qué hacer para ello? Es prioritario entrenarte. Te propongo empezar, por ejemplo, con la siguiente secuencia: párate un minuto, distánciate de tu problemática diaria, obsérvate a ti mismo como si fueras un observador imparcial, piensa, analiza, registra tus emociones según fluyan tus pensamientos … Ya lo sé. No es fácil, persevera y mañana dedícale otro minuto, al día siguiente también, y al siguiente y al otro… abraza con fuerza la bandera de la constancia y la perseverancia, olvídate de los resultados. Los resultados no son malos ni buenos; sino que a partir de la significación que nosotros mismos les damos, los transformamos en acontecimientos negativos o positivos. Nietzsche lo explicó con la frase: “Quién tiene un por qué, encontrará siempre un cómo”. Averigua lo antes posible ¿Cuál es tu por qué? o, como nos gusta preguntar en coaching: ¿Para qué?

Una vez enfoques y trabajes esa actitud que te definirá, accederás a un abanico de nuevas oportunidades y posibilidades que, aunque siempre estuvieron ahí, nunca las viste porque tu foco alumbraba hacia otro lado. Pertenecían a esa zona que ha permanecido tanto tiempo entre penumbras. Cuando te familiarices con tus emociones y con los cambios que en ellas se puedan producir, será como descubrirse de nuevo a sí mismo. Un ser nuevo y maravilloso dentro de aquel otro ajado y amodorrado. Profundiza en esa senda, adquiere, cada vez, más autoconocimiento; tu autoestima y autoconfianza se verán también incrementadas. Confía en ti y en tu “para qué” hago/ quiero/ necesito/ … (la acción la dictas tú) y huye de quien vea en esa transformación tuya, algo negativo. Insiste. Persevera. Desoye críticas, cuchicheos y excusas, tanto ajenas como propias.

Llegará un día en que te sientas alineado, en aquello que piensas, que dices y que haces, con tu ser y con tu forma de vivir este tiempo regalado al que llamamos vida. Son tus capacidades innatas las que te llevan a fluir sin agobios, de forma natural y en cualquier situación. Has trabajado para deshacerte de tanto maquillaje y ahora te muestras tal cual: reluciente. Además, obtienes la ventaja de haberte habituado a realizar sobre ti un trabajo interior constante, placentero y fructífero.

La recompensa está ahí fuera. Tómala con humildad y agradecimiento.

Miguel Vázquez

Editor de Tribuna de Letras y Coach Integral